Canario

El canario (Serinus canaria) es una especie de ave paseriforme de la familia de los fringílidos (Fringillidae). Es autóctono de las islas Canarias, Azores y Madeira. Considerado en la actualidad un pariente cercano del verdecillo europeo (Serinus serinus), antiguamente fue relacionado con el jilguero (Carduelis carduelis) y el gorrión (Passer domesticus).

Existen diversas teorías acerca del origen de su nombre común. La más aceptada y lógica dice que proviene de las Islas Canarias; al ser en estas islas donde mayor número de estos pájaros existían, le dan el nombre: pájaro canario.

El canario se considera, según una ley del Gobierno de Canarias, el símbolo natural del archipiélago canario, conjuntamente con la palmera canaria.1 Su hábitat en libertad está compuesto por áreas semiabiertas como los huertos y arboledas. Hace el nido en arbustos o árboles.

En la naturaleza se alimenta de semillas, y en cautividad acepta además verduras (como la zanahoria) y fruta (como la manzana); también necesita agua fresca todos los días.

Debe tener un baño semanal, y se le debe cambiar el agua para beber todos los días. Una vez por semana ha de limpiarse el fondo de la jaula para que no enferme. Si se desea puede ponerse un nido abierto para que el canario duerma en él.

En cuanto a los canarios domésticos se crían diferentes razas: de canto, de forma y de color. Los canarios de canto se especializan en la calidad de su canto, los de forma se definen por su conformación corporal o el tipo de plumaje, en tanto que los de color se juzgan por el color de su plumaje.

El grupo de canarios de canto lo conforman las razas: el harzer o roller, oriundo de Alemania; el waterlager o malinois, de creación belga; y el timbrado, de origen español. La distinción de cada raza se basa en el énfasis en el canto.

El canario harzer posee un canto hueco y rulado con predominio de los rulos o sílabas ligadas donde predomina la consonante "r" (rurururu o rorororo). Los giros de valor son aquellos más profundos y lentos, con buena dicción.

El canario waterslager se caracteriza por los giros acuosos siendo el más valioso el cloqueo de agua (klokkende waterslag, en flamenco). El valor de los giros de agua depende de su lentitud, profundidad y claridad de dicción.

El canario timbrado posee un canto más rápido y alegre que las razas anteriores; en su canto destacan los sonidos que emulan las campanillas, floreos, etc.

En 2010 se produce a nivel nacional en España el reconocimiento del canario de canto español discontinuo, también de origen español, con un canto comprendido entre un registro tonal alto o medio alto, timbre de voz brillante, buena dicción, musicalidad, ritmo de emisión pausado, y repertorio exento de ritmos continuos.

El canario waterslager busca un canto variado y bello al oído. Es decir, un canto sin estridencias, pausado y emitido con un tono agradable al oído. Es decir, un buen ejemplar no solo debe cantar bien, sino que también debe poseer una bonita canción, además de gustarle cantar. Esto es aplicable a canarios de canto de otras razas. Pero a diferencia de las otras razas, el canto del waterslager posee una amplia gama de notas de agua, que emulan el sonido del agua que gotea lentamente (klokkende waterslag), del agua que burbujea o hirviente (bollende waterslag), o del agua que corre como en una quebrada (rollende waterslag). Pero, además de los sonidos acuosos, posee en su repertorio notas metálicas (staaltonen), campanillas (bellen), golpes en madera (tioks), y sonidos aflautados (fluiten), entre otros. Así, la conjunción de tantas notas ofrece al que escucha un canto muy variado, nunca aburrido.

La emisión del canto se da usualmente con el pico cerrado, excepto para los sonidos metálicos. Aquellos emitidos con pico abierto y con estridencia son penalizados, ya que no son agradables al oído.

El uso de los canarios como mascotas, por su aspecto y canto, es una tradición que data de hace muchos siglos.

El canario doméstico tiene una longitud media de 13 cm, y una longevidad aproximada de 10-15 años. Es un pájaro alegre y dócil, con algunas disputas territoriales entre machos en la época reproductora si conviven demasiados ejemplares machos en una misma jaula.

Los canarios son muy populares como pájaros de jaula y las razas criadas han dado lugar a un plumaje con muchas tonalidades. Su plumaje presenta colores diversos, desde blanco, pasando por crema pálido, dorado, amarillo brillante, naranja, naranja-verde. De todas formas la principal característica para su cría en cautividad es la calidad de sus cantos, especialmente sus gorjeos con el pico cerrado e hinchando la garganta de forma muy peculiar.

Los buenos ejemplares se han de mantener en jaulas individuales, de concurso, colocados en lugares secos, frescos, soleados y resguardados de temperaturas extremas de frío o calor, y de corrientes de aire.

OFERTA

CANARIO + JAULA + COMIDA = € 34,95